La incesante vida ciclista de Toñi Jordán

La historia de Toñi Jordán está ligada a la bicicleta, desde sus primeras salidas con su padre hasta su actual labor como presidenta de un club ciclista y líder del proyecto Women In Bike.

La-incesante-vida-ciclista-de-Toni-Jordan

Camino de medio siglo ya que nací en una familia donde mi padre era ciclista. Ciclista de los de antes, cuando las bicicletas llevaban unos desarrollos impensables hoy en día, sin casco, sin prendas goretex, sin seguros, sin medios, y donde se corría por unas pesetas y un bocadillo.

Mi padre era bueno, en su época, en su momento. Nacido y criado en la postguerra, le hubiera encantado tener un hijo ciclista con el que compartir kilómetros y sabiduría…. Y aunque tuvo tres hijos, fui yo, una chica, la que heredaría la pasión y la locura de éste gran deporte.

Pocas mujeres montaban en bici. No era un deporte bien visto para una chica de once años…. En más de una ocasión tuve que escuchar aquella frase que le decían a mi padre cuando íbamos al velódromo de Madrona a dar vueltas: “¡Qué pena que sea una chica!”.

Y así fue como comencé en éste deporte, contra corriente. Mi primera bicicleta fue una Mendiz de carretera que compramos en Carlos Melero. Antes, simplemente si llegabas con las punteras de los pies al suelo, y cómodamente con los brazos al manillar,  era tu talla. No había cuadros con geometría específica para mujer, ni ropa enfocada a la mujer. Valía con tener buenas piernas y ganas de pedalear.

La primera carrera en la que participé fue en una competición local, de mi ciudad, en la que el participante debe tirarse por una cuesta con la bicicleta sin cadena, donde el impulso y el balanceo del cuerpo moviendo el manillar de un lado a otro te permite pellizcar terreno hasta conseguir la máxima distancia. La Carrera del Pavo. Fui la primera chica en participar en ésta carrera. Cuando me presenté con mi padre hubo miradas, comentarios e incluso quien comentó que las mujeres no podían participar…. En fin. Decir que no quedé la última. De hecho conseguí sobrepasar a muchos participantes….

En la vida, como en la bicicleta, se debe estar en continuo movimiento para no caer. Y así seguí. Dando pedales.

Muchas carreras y marchas BTT han quedado atrás. Ahora ya sólo compito conmigo misma. Por lograr mis propios retos  y sobre todo por seguir disfrutando y divirtiéndome. Gracias a la bicicleta he conocido a mucha gente. Gente maravillosa. Y cada una me ha aportado algo. Momentos y vivencias a veces duras que siempre recordaré.

La bicicleta me ha transportado a lugares, pueblos, cumbres… En el camino me ha llovido, nevado y achicharrado el sol. Me habré caído cerca de cien veces en lo que llevo montando. A veces he sentido miedo. He llorado y reído. He llegado incluso a hablar con mi bicicleta. Creo que si junto todos los kilómetros…. me da para dar la vuelta al mundo. ¡Fijo!.

Actualmente presido un club ciclista: Club Ciclista Femenino BTT Las Kamelias, que formamos un grupo de amigas amantes del ciclismo, donde comparto afición con más de cincuenta mujeres valientes y apasionadas de éste deporte.

Espero y deseo seguir dando pedales hasta que no pueda más y me compre una e-bike. ¿Qué pensabais? ¿Que diría que colgaría la bici? ¡Eso nunca!

Y, por supuesto, ¡mis dos hijas montan en bici!

 

PATROCINADOR

FEDERACIÓN ANDALUZA DE CICLISMO
C/ Mar del Norte, 3 (Urb. Los Villares) - 11407 | Jerez de la Frontera (Cádiz)
Tel.: 956 34 88 12
fac@andaluciaciclismo.com