Todas las metas son buenas, el don de jugar con ventaja

Todas-las-metas-son-buenas-el-don-de-jugar-con-ventaja

Foto: Lander López

Cuando un/a ciclista decide asumir un reto y embarcarse en él con firme dedicación, esfuerzo y sacrificio, corre el riesgo de sentirse algo contrariado durante el proceso. Existe un cierto peligro de caer en la búsqueda perfeccionista de no querer equivocarse, de creerse que todo lo que haga debe valer la pena para llegar a su meta o de caer en la búsqueda obsesiva de mejores métodos de preparación. Y es que ese objetivo fijado es para nosotros mucho más importante que todo el trabajo que conlleva, sin darnos cuenta que pasa rápido cual sprint y que nos permite ponernos constantemente a prueba.

Todo ello son reacciones habituales que se dan cuando salimos de nuestras rutinas, las cuales nos resistimos a abandonar y que, si nos escuchamos bien, permitirán paradójicamente ratificar que no es más que nuestra mente convenciéndonos de los importante que es esa lucha para nosotros/as.

Sentirse motivado/a es la base de todos esos esfuerzos mentales, y con toda probabilidad de la mayor parte de nuestros logros deportivos. Esfuerzos mentales que nos permiten retarnos a nosotros mismos, definen nuestros deseos y determinación por mejorar, la confianza en nuestras propias posibilidades y recursos, la intensidad con la que regulamos nuestra energía, la concentración adecuada en lo que se requiere en cada momento y situación, el compromiso con nuestros más íntimos puntales y convicciones personales.

Cuando decides mantenerte fiel a tu reto, cuanto más persistes en él, más cerca estarás de alcanzar tu meta. Pero esta no tiene porqué ser únicamente ganar. Ganar tiene muchos nombres y significados. Ganas cuando te mantienes comprometido con tu reto, pero nunca ganas si no "te ganas" a nivel personal. Justificar tu bienestar con un trofeo es caer en lo superficial de tu esfuerzo, es menospreciar tus más puros sentimientos, es herirte de muerte. Esa manera de ganar es perder. Mirar sólo al campeón es un error de campeonato.

Si ser deportista es jugar con ventaja, ser ciclista es jugar a más, es poner más corazón a nuestros cuerpos de hojalata. Igual que subes pedaleando una montaña avanzando con velocidad firme, tu verdadero reto es saborear el fruto de tus esfuerzos, es jugar con sus fallos y aciertos para seguir la máxima que te ha acompañado cada uno de sus días desde que empezaste: el triunfo consiste en jugar al reto, crecer y disfrutarlo.

Juan González Hernández

Psicólogo

PATROCINADOR

OTROS ARTÍCULOS DE SALUD Y BIENESTAR

FEDERACIÓN ANDALUZA DE CICLISMO
C/ Mar del Norte, 3 (Urb. Los Villares) - 11407 | Jerez de la Frontera (Cádiz)
Tel.: 956 34 88 12
fac@andaluciaciclismo.com

He tenido un accidente,
¿qué debo hacer?

- Soy Federado

- Tengo Carnet Ciclista