Meme y su “nunca” es tarde para montar en bici

Esta ripense nos traslada su historia de amor por las dos ruedas.

Meme-y-su-a��nuncaa��-es-tarde-para-montar-en-bici

Me presento: soy funcionaria de profesión desde hace más de 32 años en el Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid, trabajo que me apasiona. Amo mi pueblo y me encanta pasear mi título de  “ripense” allá por donde voy.

Mi otra pasión es mi hija: Marta, de dieciocho años, y me siento muy orgullosa de haber sabido contagiarle, junto a su padre, la pasión por la bici. Mi orgullo: ser la primera madre e hija líderes de este proyecto de Women In Bike.

Mi vida hasta los 35 años transcurrió sin contacto alguno con el deporte, hasta que después de mi maternidad decidí apuntarme a clases de ciclo para quitarme algún kilo de más que tras el embarazo no quería irse. Esta decisión cambió drásticamente mi vida. Pedalear se ha convertido en más que una afición: en mi vida. De casualidad, también me apunté a un curso para aprender “algo más del ciclo”, titulándome como instructora de ciclo indoor con Kim Forteza y, por esas cosas del destino, terminé dando clases durante casi 7 años.

Paralelamente empecé a hacer mis pinitos con una bici que mi entonces marido se encontró en un contenedor. El comienzo fue duro, porque apenas sabía pedalear, y como he contado en alguna charla y ponencia a la que he acudido: “me caía todo el rato”. Pero nunca me di por vencida y comencé a pedalear con el Altillo Bike de Rivas Vaciamadrid, siendo la única fémina del club. En apenas un año los socios del club decidieron que fuera su presidenta, cargo que aún ostento en la actualidad después de 16 años, lo que me llevó posiblemente a ser la primera presidenta de un club de mountain bike masculino. Con el ALTILLO he organizado muchas actividades a lo largo de estos años, desde marchas hasta cursos, y  teníamos nuestra propia revista y nuestra web, que en aquellos años era de las más visitadas.

Durante estos años he realizado cientos de rutas y miles de kilómetros. Hace poco en una entrevista me preguntaban que cuántos kilómetros habré realizado en estos 16 años pedaleando y yo, riéndome, contesté que más que los que tiene mi coche en los mismos años. Haciendo una estimación cálculo que habré hecho unos 130.000 – 140.000 kilómetros (una media de 7.000 y 9.000 al año) y mi coche apenas llega a esta cantidad en los mismos años.

Tengo mucho que agradecerle a la bicicleta. He viajado a lugares tan impresionantes como Los Alpes (Transalpina) y realizado rutas tan espectaculares con el Camino de Santiago en cinco ocasiones, la Transpirenaica, Pedales de Lava (Lanzarote), Tacks Astur, Pedales de León, Pedales de Granada, Pedales de Ports,  Tracks Costa Brava; Bidasoak Pedalak, la Sacacorchos, que transcurre por tierras de Málaga y Cádiz, y he realizado otros tantos viajes cicloturistas como el Camino de Uclés, El Camino de los Monjes, La Vía de la Plata, El Danubio… y muchas más por toda la geografía española y por Portugal, donde recorrí 400 kilómetros con mis alforjas desde Oporto a Lisboa.

En cuanto a mis marchas y pruebas preferidas siempre han sido las rutas tipo maratón, de larga distancia. Fui una asidua de los 101 de la Legión en Ronda (he participado en 8 ocasiones) y entre mis rutas preferidas se encuentra el  Infierno del Norte, El Soplao, que realicé en un tiempo extraordinario en el 2010. Ese año también realicé pruebas de extrema dureza como La Titán de la Mancha en aquel año de 245 kilómetros, siendo la primera chica que realizó la prueba (la primera titana), y la Invernal en Teruel.

Otras pruebas que figuran entre mis preferidas han sido las 24Doce, en San Agustín de Guadalix y más tarde en Moralzarzal. Además tuve el placer y el orgullo de colaborar con la organización en la promoción de la prueba entre las chicas. En mis primeras participaciones en equipo mixto, apenas había chicas, y mucho menos de parejas o equipos femeninos. Hicimos un trabajo estupendo, y en la última edición hubo una competitividad extraordinaria, llegando a los 5 equipos femeninos (20 chicas), todo un récord, más varias parejas, y un montón de chicas en equipos mixtos.

Mi última gran prueba ha sido la GAES Pilgrim Race 2019 gracias a la revista SPORTLIFE, que lanzó un concurso: 'Cuenta tu historia y participa en el Equipo Femenino de la GAES Pilgrim Race 2019'. El jurado estaba formado por Sport Life, GAES y Motorpress y el objetivo era elegir a una chica que formaría parte del equipo femenino de esta prueba. Fuimos casi 50 participantes y tuve la fortuna de ser la elegida. Recorrer casi 700 kilómetros en 7 días fue para mí una inyección de vitalidad después de cumplir el pasado año los 50 años, y después de un duelo durísimo por la muerte de mi hermano pequeño de cáncer con tan solo 37 años; me faltaban las ganas de vivir.  Este mismo año además tuve el orgullo de ser elegida para liderar un equipo de chicas para participar en la The Good Non Stop Madrid-Lisboa de la mano de Mammoth y la agencia B The Travel Brand. Prueba que si no hubiera sido por la pandemia actual, hubiera corrido este año, esta vez formando parte del equipo Ellas Tajo Internacional-Monfragüe. Espero que en el 2021 podamos disfrutarla, porque para mí correr en el mismo equipo que Dori Ruano es el mejor regalo a todos estos años dando pedales.

Ahora mismo estoy colaborando en la realización de un reportaje de fotos y vídeos para la promoción de la EUROVELO 1 a su paso por Extremadura. ¿Puedo ser más afortunada?

Mi implicación a la hora de promocionar el ciclismo femenino durante estos 16 años ha sido absoluta. He acudido a todas las marchas y pruebas a las que se me invitaban, y  hace 13 años tuve la gran idea y valentía de  promover y organizar la I quedada de Solo chicas en Madrid  en una época donde las chicas éramos poquísimas.  Ese año, además, fruto de la repercusión inesperada, defendí ante los moderadores del FORO MTB la creación de una sección femenina, y fui la primera moderadora del mismo, lo que supuso un antes y un después en el ciclismo femenino, porque por primera vez las chicas encontramos un lugar de encuentro que a muchas nos unió hasta el día de hoy.

Tengo muchas anécdotas relacionadas con el  ciclismo y he vivido  múltiples aventuras con la bicicleta, pero una de las más simpáticas  es que rodé durante dos semanas un documental sobre la Vía de la Plata, documental que se ha estado emitiendo hasta hace bien poquito  en la televisión de Extremadura.

Otra colaboración para mi entrañable, y que me cambio del todo, fue con Chus Castellanos, y con su revista Planeta Mtb. Durante varios años fui la coordinadora de la sección femenina de la revista (ahora Planet Mtb), siendo la primera revista que incluyo en sus páginas una sección exclusivamente femenina, y donde ha contado cientos de historias y muchas vivencias, y donde he escrito artículos de variada temática vistos por los ojos de las mujeres.

También he sido colaboradora durante dos temporadas de She Rides, junto a Ruth Moll, cuyo proyecto fue muy potente al cubrir una necesidad y una demanda que existía en cuanto a actividades de ciclismo dirigidas a la mujer, y donde la visión femenina era la clave. Organizamos campus, viajes, salidas, talleres de mecánica, de coaching, de nutrición... Etc. Esta etapa supuso un empujón muy grande al ciclismo femenino sobre todo de Madrid.

Y entonces llego WOMEN IN BIKE, que definitivamente ha supuesto una revolución en la práctica deportiva de esta disciplina entre las féminas. Desde estas líneas le doy las gracias a la Federación por haber creído en las mujeres, ya que indudablemente los medios y el presupuesto de un organismo a nivel nacional era la clave: había que aunar fuerzas.

Aunque hice el curso de líder en sus primeras ediciones, entre mis prioridades personales no se encontraba entonces el hacer quedadas, ya que como he contado, tuve que vivir la enfermedad de mi hermano y su fallecimiento. Tarde año y medio en tener mis cinco quedadas, y en conseguir la equipación azul que nos vincula a este proyecto. A raíz de la pandemia, y enfermar con el COVID, el virus desató en mí las ganas contagiar esto entre las chicas, viendo la fiebre por montar en bici que empezó a generarse en la población: todo el mundo saco sus bicis, se invadió la calle, y las bicis se agotaron. La respuesta fue espectacular, y realicé en 3  meses y medio casi 50 quedadas, tuve semanas de cinco y seis quedadas tanto de mtb como de carretera, y es que verdaderamente era lo único que quería hacer, y la ilusión de las chicas me contagiaba.

Al día de hoy la realidad es un grupo maravilloso de más de 50 chicas, de MTB y de carretera que nos llamamos Mujeres a Piñón, por dos matices, los piñones de nuestras bicis, y porque verdaderamente somos como una piña, y somos conscientes de que juntas llegaremos a donde sea. Nos encontramos en pleno proceso de creación, diseñando nuestro logos y pensando múltiples actividades para el próximo año. Recientemente hemos hecho ya el primer curso de técnica de MTB, y cada domingo, este quien este, hay salida de carretera.

Como veis, mi gran pasión es hacer llegar este deporte a todas las chicas y mujeres, contagiar el amor por la bicicleta y demostrar que, si se quiere, se puede: yo empecé con 35 años, y si yo pude hacer tantas cosas, tú también puedes. Además, desde que cumplí los 50 años me encanta reivindicar, dar visibilidad, y demostrar que las mujeres de 50, deportistas, y sobre todo amantes de la bici, existen. Desde la madurez se viven mejor las cosas, y con más pasión, y una ya sabe que es lo realmente importante: disfrutar el camino, además de llegar a la meta. Me resulta muy triste en ocasiones comprobar que la juventud a veces prima más que la veteranía, y que las caras guapas y jóvenes, proyectan más que la madurez y la experiencia de cara a la sociedad.

Entre las cosas que puedo resaltar sobre mí diré que mis amigos me dicen que soy una “lianta”, por la capacidad que tengo para proponer, motivar y liar a la gente, jaja. Me encanta formar grupos, crear redes… y disfrutar con todos y todas.

Otra cualidad es mi carácter inquieto y la ilusión que pongo en los retos que me marco. Esto me ha llevado a probar con otros deportes como el duatlón y el triatlón, y a probar en el mundo de los trails de montaña.

Ahora lo que más me gusta es buscar huecos para rodar con las chicas del grupo de MUJERES A PIÑON y solo entreno por dos cosas: para poder seguir a mi hija (siempre  detrás)  y no perderme el privilegio de poder rodar con ella a mi edad y hacer cicloturismo, algo que me apasiona y me obsesiona.

Por favor, no dejéis de pedalear: ¡pedalear es vivir!

PATROCINADOR

FEDERACIÓN ANDALUZA DE CICLISMO
C/ Mar del Norte, 3 (Urb. Los Villares) - 11407 | Jerez de la Frontera (Cádiz)
Tel.: 956 34 88 12
fac@andaluciaciclismo.com

He tenido un accidente,
¿qué debo hacer?

- Soy Federado

- Tengo Carnet Ciclista