Querer es poder

Tan importante como las capacidades físicas es la manera de gestionar psicológicamente la competición y el esfuerzo en este contexto.

Querer-es-poder

Antes de nada, debemos tener claro que las mujeres tienen unos patrones de conducta específicos y, de igual modo, las chicas pueden llegar a ser igual o más competitivas que los chicos, tanto entrenando como compitiendo.

Es habitual encontrarse con chicas que no se sienten seguras de su rendimiento deportivo, que es resultante de múltiples factores, pero uno de los más importantes es, sin duda, la integración de las capacidades físicas y la percepción subjetiva que de ellas tenga la ciclista. Cuestiones como la seguridad en sí misma, el respeto o incluso temor por las rivales, la gestión de la tensión competitiva, el miedo a sentirse evaluadas por el entrenador o su entorno pueden ser cuestiones que alteren el resultado de los ciclistas, pero especialmente de las mujeres que se dedican a este deporte o, incluso, que lo practiquen de forma amateur.

Perseverancia, algo a favor.

Una capacidad que tradicionalmente las mujeres aplican a muchos ámbitos de su vida es la abnegación y la perseverancia. En este sentido, cuando nos referimos al deporte, el entrenamiento y el rendimiento deportivo, podemos valorar esta capacidad como un pilar importante que ayudará a conseguir buena parte de los retos propuestos o incluso para afrontar situaciones inicialmente inaccesibles.

Saber esperar el momento en competición, no desfallecer ante situaciones adversas que se producen en proceso de entrenamiento o en la misma competición, son fruto de tener una buena perseverancia o constancia.

 

La inseguridad juega en contra

Si bien la perseverancia y tenacidad como conducta habitual en las mujeres nos puede ayudar en la práctica del ciclismo, la inseguridad en nuestro rendimiento puede jugar en contra. La inseguridad es un patrón de conducta común en chicas, especialmente en las más jóvenes. Esta situación puede generar dudas en el momento de la competición y llevar a la toma errática de decisiones, por ejemplo.

Ejercicios como la visualización de la competición o ejercicios que fomenten la autoconfianza como tareas que nos produzcan experiencias de rendimiento satisfactorias, pueden ayudar a mitigar esta falta de inseguridad.

Cómo mejorar

A diferencia de los aspectos puramente físicos, que merman con el paso de los años, los aspectos psicológicos pueden trabajarse y mejorar a cualquier edad. De todos modos, cuanto antes se comiencen a trabajar, mejor. Tareas como la visualización de competición que hemos comentado anteriormente, el planteamiento de objetivos factibles y a corto plazo, generar rutinas de comportamiento que nos generen confianza y cómo no, el apoyo de un especialista en psicología deportiva, pueden ayudar, y mucho, a gestionar mejor el rendimiento sobre la bicicleta.

PATROCINADOR

FEDERACIÓN ANDALUZA DE CICLISMO
C/ Mar del Norte, 3 (Urb. Los Villares) - 11407 | Jerez de la Frontera (Cádiz)
Tel.: 956 34 88 12
fac@andaluciaciclismo.com